viernes, julio 29, 2016

¿Televisión o streaming?




La gente joven principalmente prefiere ver You Tube o Netflix: Las pregunta son: ¿la televisión abierta y el cable, en un corto tiempo, será dejados por el wifi para ver televisión on line? ¿Las operadoras de TV deberán hacer esfuerzos para retener los clientes que los abandonan por el streaming?

Los cambios que ha traído la tecnología on line está afectando los hábitos de las personas para ver televisión. Las nuevas generaciones, la Z y los Centennials ahora, tienen hábitos de consumo de medios completamente distintos a los mayores que, incluso, también han cambiado. Los adelantos de la tecnología sin gigantes y han generado grandes transformaciones en el negocio.



Pero todavía la TV por Cable sigue viva. En Chile (datos Subtel) los suscriptores de cable llegan a  2.974.698, en cambio la audiencia de la televisión abierta bajó de 11.7 a 9.2 en una década. El cable subió de 2.2 a 5.8 (en 2006 eran 1.026.667). En Latinoamérica el promedio de consumo es de 6 horas diarias de TV; el cable ocupa un 38%, la televisión abierta un 58% y el servicio online un 5%. 

La forma de consumir televisión sigue evolucionando y también los modelos de negocio en el sector sufrirán cambios. El streaming sigue avanzando con internet móvil y sus principales seguidores son los adolescentes.

martes, mayo 24, 2016

Jubilé (no me desprestigies, que de eso me encargo yo)



Un libro de Jaime Atria del que se está hablando y convirtiéndose en un éxito.

¿Cómo un idiota puede llegar a ser exitoso? En su niñez y en su juventud todo presagiaba que el autor iba destinado al más estrepitoso fracaso. Aquí, a través de anécdotas propias de su juventud, de reírse de sí mismo, de hacer una ácida crítica a la educación actual y su forma de evaluación, el autor da un recorrido a su agitada vida y cómo se acerca inevitablemente al momento de la jubilación. ¿Qué siente un hombre al acercarse a ese momento? ¿Por qué no le advirtieron lo que iba a sentir en cada etapa de la vida? ¿Qué reflexiones puede hacer cuando de repente todo lo que pensaba que era correcto empieza a ser objetado y viceversa?

El libro “Jubilé (no me desprestigies, que de eso me encargo yo)”, del publicista y músico Jaime Atria, no es una biografía personal pero es un recorrido por lo que en psicología se llama los “turning points” de la vida. De esos momentos, experiencias y palabras que hacen cambiar de rumbo, superarse y dar un vuelco a la existencia. El libro contiene una serie de juicios acerca de lo que está pasando en la sociedad, todo con mucho humor. El autor es irónico, agudo, deslenguado, divertido y “políticamente incorrecto”. Entretenido y fácil de leer.

Un libro que recomiendo definitivamente, porque Jaime escribe con la fluidez de un redactor publicitario creativo, lo que profesionalmente es,  llevándonos  con su entretenido relato  por la imaginación, atrapando en la lectura por su atrevimiento para describir situaciones que Jaime lo hace de manera valiente, irreverente y con un genial sentido del humor. 

Finalmente, escribe de lo más importante que existe: la vida misma.

Jaime Atria, el autor








¿Donde comprarlo?

El libro se puede adquirir en papel en Amazon y Fnac, y la versión digital (ebook) a través de Amazon, CasadelLibro.com, El Corte Inglés, iBooks y Google Play y en casi todas las librerías on line. En Santiago de Chile en las librerías “Qué Leo” de Pedro de Valdivia 40 y en la “Librería Lolita” de República de Cuba con Pocuro.


jueves, mayo 19, 2016

Espectadores de video digital en América Latina y Chile


Entender cómo los consumidores interactúan con las diferentes plataformas de video digital es información esencial para ayudar a los clientes o usuarios a aprovechar al máximo el potencial del video digital. Para el estudio se recolectó información de usuarios en Brasil, México, Argentina, Colombia, Chile y Perú. El estudio analizó varios aspectos del consumo de video digital, incluyendo el perfil de los espectadores, uso de dispositivos, tiempo consumido en los medios, tipo de contenido visto y actitud hacia la publicidad en video.

El 85 % de los consumidores digitales en estos mercados ven video digital cada mes.

El 36 % de los Latinoamericanos ven videos fuera de sus hogares y 14 % ven videos mientras se transportan de un lugar a otro.

Los Smartphones con un 80% son los principales dispositivos utilizados para ver contenido de video digital.

Películas, series de TV y música son los contenidos consumidos con mayor frecuencia y preferidos para los Latinoamericanos. Pasan un total de 13,2 horas a la semana viendo videos digitales.

En Chile

Los resultados revelan que los usuarios que utilizan Internet, pasan un total de 13 horas semanales viendo videos digitales. Esto es 7,6 horas semanales más que el tiempo invertido en mirar TV tradicional o lineal, es decir, aquella con la que no existe interacción.

Dentro de estos videos también se incluyen los videos digitales de la televisión abierta, cuyos contenidos están cada vez más disponibles en sitios web.  Está pasando que los contenidos televisivos están pasando a formato web, así como los contenidos web se están viendo en los Smart TV o televisores conectados. En Chile los contenidos más visto son:

- Películas: 79%
- Videos musicales: 76%
- Series: 63%
- Tutoriales: 54%
- Transmisiones en vivo en Internet: 28%

El lugar preferido para  ver contenido on line, el  51%  lo hace en la sala o comedor  de la casa mientras que el 72% lo hace en la cama del dormitorio. La cantidad de tiempo dedicada a Internet representa el 43% dedicado a todos los medios.

- A la semana usa internet: 9.8 horas.
- Mira TV tradicional: 5.4 horas
- Escucha radio Off Line: 4.3 horas
- Lee periódicos Off Line: 1.8 horas
- Lee revistas Off Line: 1.6 horas

En cuanto al perfil demográfico el 60% son Millennials y un 50% de mujeres y un 50% de hombres.

15-24   33%
25-34   27%
35.44   17%
45-54   14%
55-64     7%
65          2%
Estudio: comScore, en Asociación con IMS, Investigación sobre Espectadores de Video Digital en América Latina. Periodo de junio a agosto de 2015.

domingo, mayo 15, 2016

Los solteros y las solteras…un mercado.




Casen (Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional) mostró que entre 1990 y 2011 la cantidad de jefes de hogar chilenos que se declaran solteros, es decir, ni casados ni convivientes, ni divorciados ni viudos, aumentó de 211 mil a cerca de 750 mil. De estos, 526 mil son mujeres y 230 mil, hombres. Los datos también muestran que la edad en que la gente se casa se ha retrasado (2013-INE) para  los 30,4 años, en hombres, y 28,5 años, en mujeres.

Los solteros en Chile están separados en tres grupos: el primero es más exitoso, educado y de altos ingresos. Gente que vive en barrios de remodelación urbana y conoce los últimos restoranes y actividades culturales de moda. A ellos lo sigue un grupo de solteros de menores ingresos, mayores deudas y que vive en barrios que se acogen a subsidios urbanos. Ellos replican al segmento anterior en términos de consumo, pero buscando opciones más económicas. Aspiran tener un consumo tal y como el primer grupo, sin embargo, están limitados por ingresos, educación y redes de contacto. Este segundo grupo es más dependiente, menos libre y más cercano a la familia. Por último, está el segmento más relegado y masivo de solteros, el que vive en barrios periféricos, consume productos baratos y está desconectado de las tendencias mundiales. Enfoca sus esfuerzos en la ayuda para su grupo familiar y se diferencian enormemente del primer grupo, que se concentra principalmente en la satisfacción de un individuo.

Hoy, para las mujeres establecer una relación no es una decisión fácil. Tienen más expectativas, a los 25 años piensan en trabajar, acumular algo de capital o recorrer el mundo. Desde 2008, las mujeres superan a los hombres en la cantidad de matrículas en carreras de pregrado y hoy en estudios de postítulos los duplican, 16.521 contra 7.481. Algo que en términos de emparejamiento puede no ser tan buena noticia. Se sabe que en la medida en que aumenta el nivel educacional de las mujeres tienen más probabilidades de quedarse solteras. Los hombres, en general, se casan con personas de igual o menor nivel educacional. Entonces, una mujer con doctorado que sale a estudiar afuera y vuelve tiene menos posibilidades.

La capacidad de compra de los solteros en Chile se siente y  los supermercados se han tenido que adaptar especialmente con la venta de productos ‘uniformato’ que antes eran muy difíciles de encontrar, como el rollo de papel higiénico unitario o cajas de huevos de dos unidades. La existencia de los “solos” se ha notado en los restoranes, la comida preparada y el delivery.

Otro de los ámbitos de los solteros son los viajes. La mayor disponibilidad de dinero y menos ‘ataduras’ o compromisos los hacen un segmento ideal para reaccionar con rapidez a buenas promociones u ofertas de último minuto, que desde hace cinco años se siente con más fuerza. Profesionales sin hijos y con poder adquisitivo, que invierten tiempo y dinero en viajar a su gusto y sin mayor compañía que su teléfono y su iPad. Los solteros también influyen en mercados como el tecnológico y el auge de las aplicaciones para buscar pareja, como Tinder. 

Otra expresión de los solteros es el mercado inmobiliario, el que en los últimos años se ha adaptado a la gran cantidad de personas que viven solas. Los solteros que viven solos pasaron de ser poco más de 79 mil en 1990 a 308 mil, en 2013. Alrededor de la mitad de ellos son hombres y 142 mil, mujeres. Según datos de Euromonitor, Chile es el país de Latinoamérica donde más aumentaron porcentualmente los hogares unipersonales entre 2010 y 2015.  Si entre los 30 y 50 se construían casas grandes, pensando en la familia extendida, en los 80 se pasó a los clásicos con tres piezas y 70 m2, y hoy lo que más se ven son los funcionales departamentos de no más de 40 m2.

Según un estudio, el 41 por ciento de los solteros que cotizan está buscando un departamento para vivir solo. Se trata de personas de hasta 39 años de edad -53 % son hombres y 47 %, mujeres- que quieren independizarse comprando su primera propiedad, pero para vivir ahí poco tiempo: entre tres y cuatro años. Los solteros buscan departamentos que estén bien ubicados, idealmente cerca del Metro, y conectados a buenas vías de acceso y servicios.  Pero aunque viven solos y aún no forman su propia familia, este grupo sigue siendo parte de las dinámicas de sus familias de origen. En instancias como el almuerzo del domingo son muy importantes, ya que los hace seguir sintiéndose parte de ese núcleo