martes, septiembre 12, 2006

Me fascina Ripley: pedaleando en el aire.

¿Publicidad para consumidores ingenuos o un problema de ética publicitaria?

Tengo una duda. Un spot publicitario de la multitienda Ripley, que se exhibe en horario de noticias en los canales de TV chilenos, tiene como protagonista a la actriz española Penélope Cruz. Al final del comercial ella dice: “Me fascina Ripley”.

Mi duda va por el lado de la credibilidad de la publicidad. Me pregunto: ¿La gente creerá que a Penélope Cruz le fascina Ripley? Yo no soy interlocutor válido porque soy publicista y sé como funciona el tema. Insisto: ¿Los consumidores tendrán tan poca capacidad de análisis crítico para creer tamaña barbaridad o la agencia se pasó de lista?

Una antigua forma de plantear la publicidad son los avisos testimoniales. Pero hay que saber hacerlo. Llamar la atención por llamar la atención no es publicidad. Crear interés por un producto o servicio no es suficiente para pretender venderlo aunque lo diga un famoso nacional o internacional, lo que ya es una costumbre y muy engañadora. Si el consumidor ve que un mensaje es sincero le va a creer. Cuando la publicidad no tiene verdad no es creíble. Si es por llamar la atención bastaría con poner un gorila colgando de un trapecio. Y listo.

Para hacer una buena publicidad existen tres criterios básicos: la existencia de una idea, la originalidad y la pertinencia y relevancia del mensaje, pero parece que están primando las ejecuciones y los juegos de palabras por sobre las buenas ideas y los conceptos publicitarios.

El aviso, además, transgrede El Código de Etica Publicitaria Chileno, en su Artículo Ocho dice:

“Los avisos sólo incluirán testimonios auténticos y relacionados con las experiencias pasadas o presentes de quien presta la declaración o de aquel a quien el declarante personifica. Los testimonios deberán ser siempre comprobables y vigentes.”

¿Alguien cree que la actriz haya comprado alguna vez en Ripley?. Capaz que también tenga tarjeta Ripley y quiera pagar a crédito. Por lo menos yo no sé si anduvo vitrineando por acá.

Una frase: “Porque muchos han llegado a la publicidad pensando que es apta para todos, después se comete el error de hacer publicidad pensando que es buena para todo”.

Al final da lo mismo. Que la gente crea lo que quiera.

3 comentarios:

el rocko dijo...

YO NO SÉ POR QUÉ SE SIGUE HACIENDO ESTE TIPO DE PUBLICIDAD, EN PARTICULAR RIPLEY, QUE TIENE CASI UN ARSENAL DE CELEBRIDADES HACIÉNDOLE PUBLICIDAD. CLARO, PENÉLOPE CRUZ NO CREO QUE HAYA COMPRADO EN RIPLEY, COMO TAMPOCO LO HABRÁ HECHO CINDY CRAWFORD (O COMO SE ESCRIBA) PERO ESTOY SEGURO QUE NO POR PONER A DELFINA GUZMÁN, FRANCISCA LEWIN Y A FELIPE CAMIROAGA EN UN MISMO SPOT, RIPLEY AUMENTARÁ SUS VENTAS O MEJORARÁ SU IMAGEN CON LOS CLIENTES. ES MÁS, SE JUEGA CON LA GENTE, YA QUE FELIPE CAMIROAGA HASTA HACE UNOS AÑOS (NO MUCHOS) ERA ROSTRO DE FALABELLA... DA PARA PENSAR.
SALUDOS, INTERESANTE BLOG, LE PONDRÉ MÁS ATENCIÓN A SUS ESCRITOS
NOS VEMOS!

Keyser Soze dijo...

MM yo no se nada de publicidad, y aunke agradesco ke ripley ponga en pantalla a mi amor platónico *.* tantas veces, no creo ke cruz conosca ripley.

GonzaLiTrO dijo...

bueno, no le veo lo malo, mas alla de que no sea o si sea el tipo de publicidad que me agrade. podemos buscar que el espectador se identifique con el mensaje o que idealice con el, quiero decir que una acción que se le sugiere es echa por alguien admirable, basados en que el espectador sigue a tal punto los pasos de Penelope que si ella esta con esta marca yo porque no?!

identificar al espectador seria como ese viejo comercial de
Sprite en donde nos dicen: "los feos también toman..."

no creo que sea una publicidad digna de un mundo invadido por las comunicaciones cada vez sabemos mas sobre esos otrora inalcanzables ídolos (en una palabra ESTRELLAS), como que maltrata a su mascota por ejemplo.

esto da para hablar bastante pero ahi dejo un pequeño dato digno de alguna reflexión tipos de mensaje persuasivo hay varios y mentes innovadoras traerán mas cada vez.

saludos

Gonzalo Cuevas Llona
C.A.V.